Bienvenidos

Este sitio está orientado a la educación y la formación ciudadana.
Ubicación: República Argentina, Provincia de Buenos Aires, San Nicolás de los Arroyos.

9 de octubre de 2010

Maradona como metáfora argentina

Leí este artículo apenas fue publicado. Luego me fui enterando de las reacciones que se produjeron de parte de los que jamás aceptan verdades y que nunca entienden analogías, metáforas ni nada por el estilo (la ignorancia es mucha y extensa).
Por eso se que me decidí a realizar esta entrada, porque me indigna que haya gente en pleno siglo XXI que no entienda aspectos de la vida de un pueblo que son esenciales y básicos para su análisis.
Este artículo fue publicado en el Diario El País el 5 de octubre de 2010.
Autores: John Carlin y Carlos Pierini


TRIBUNA: JOHN CARLIN Y CARLOS PIERINI

Maradona como metáfora argentina

¿Hay alguna relación entre el futbolista y el peronismo? Sí, cuando se eligen entrenadores, presidentes o sistemas de características populistas, autoritarias y con pocos pies sobre la tierra, el resultado es el fracaso


Se dice con frecuencia que la solución a los problemas de la África subsahariana es la educación; que los recursos naturales abundan y si solo se pudiera proporcionar un buen nivel educativo a la gente el continente despegaría. No necesariamente. Miren el caso de Argentina. Todos los recursos naturales que quieran, una bajísima densidad de población y, a lo largo de la mayor parte del siglo XX, índices escolares que no han tenido nada que envidiar a Europa occidental. Pero hoy, en un país que hace 100 años era uno de los 10 más ricos del mundo, la tercera parte de los recién nacidos están condenados a crecer en la pobreza, si es que logran crecer. Ocho niños menores de cinco años mueren al día debido a la desnutrición en un país que debería ser, como hace tiempo fue, el granero del mundo. Semejante aberración florece en un contexto político en el que a lo largo de más de medio siglo juntas militares han alternado el poder con Gobiernos populistas, corruptos o incompetentes. El actual Gobierno peronista de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (como el anterior, de su marido Néstor Kirchner) es más afín al de Hugo Chávez en Venezuela o al de Daniel Ortega en Nicaragua que a los Gobiernos pragmáticos y serios de Brasil, Chile o el vecino Uruguay donde, por cierto, hoy se consume más carne per cápita que en Argentina. ¿Dónde ha quedado la famosa Justicia Social proclamada hasta el cansancio por el peronismo que ha gobernado la mayor parte del período democrático instaurado en 1983? ¿Cuál es el problema?

El problema es Diego Maradona. O, para ser más precisos, lo encarna, como símbolo, Maradona, el "Diez", "el Dios Argentino", el ídolo nacional por goleada. La idolatría a los líderes redentores, el culto a la viveza y (su hermano gemelo) el desprecio por la ética del trabajo, el narcisismo, la fe en las soluciones mágicas, el impulso a exculparse achacando los males a otros, el fantochismo son características que no definen a todos los argentinos, pero que Maradona representa en caricatura payasesca y que la mayoría de la población, aquella misma incapaz de perder la fe en el peronismo, aplaude no con risas sino con perversa seriedad. El punto de partida es la negación de la realidad. Este es el terreno en el que opera Maradona y en el que su legión de devotos se adentra -como por ejemplo los 20.000 que fueron al aeropuerto de Ezeiza para darle las gracias tras la desastrosa actuación en el Mundial de Sudáfrica- para adorarle.

Esos mismos que disfrutaban como locos con las grotescas actitudes y dichos del ídolo -"¡que la chupen!"- fueron en manada a vitorearlo al llegar a Buenos Aires después de la goleada de 4-0 que Alemania le propinó, expulsando a su selección del Mundial. Presos de la nostalgia, no olvidan nunca que "ÉL" hizo el famoso gol con la "mano de Dios"; o sea que su mano y la mano de Dios son la misma mano. "EL" es uno con "DIOS". La manada entonces, mientras grita para adentro, "¡Si estamos unidos a Dios Maradona compartiremos toda su gloria!", grita para afuera: Maradooooooona, Maradooooooona. Y no olvidemos el dicho nacional, al mismo tiempo jocoso y lleno de convicción, "¡Dios es argentino!".

Diego Maradona fue un monumental jugador de fútbol. Pero la fama justificada no da títulos, ni derechos, ni conocimientos para opinar con absoluta certeza acerca de casi todo y al mismo tiempo desautorizar a todo aquel que no esté de acuerdo con sus ideas. En Argentina, mientras avergonzaba a algunos, hacía gritar de entusiasmo a muchos más. Creían, orgullosos, que unidos al " ídolo" todo el mundo "se la chupaba". En realidad el que se ha chupado todo, desde alcohol hasta cocaína, ha sido Maradona. Nadie lo acusa ni lo maltrata por su triste enfermedad. Solo se trata de señalar su soberbia desconsiderada, de carácter profundamente narcisista, base de sus penosas afecciones del alma, metáfora de la patología crónica de un país.

Hace 15 días Maradona dio su primera entrevista desde la debacle de Sudáfrica. El ex director técnico de la selección argentina, al que se le oyó diciendo minutos antes de aquel partido que su equipo iba a dar una lección de fútbol a los alemanes, no ofreció ni análisis, ni explicación por la derrota, salvo decir que el portero alemán estuvo "muy seguro" y después del 2-0 "nos vinimos abajo". Con un poco de suerte (la magia de la suerte lo abandonó, ¿el otro Dios estaba en su contra?) el partido se hubiera ganado. Culpa por el desastre no aceptó ninguna.

En cuanto a la victoria argentina 4-1 el mes pasado contra el campeón del mundo, España, bajo el mando de un nuevo seleccionador, confesó que prefirió no ver el partido. Claro. Porque ver aquel partido hubiera significado chocarse con la realidad y arriesgar salir del autoengaño enfermizo que le permitió afirmar en la misma entrevista que -avalado por el ex presidente Néstor Kirchner, que en una reunión la semana pasada le "felicitó" por el Mundial- él seguía siendo el candidato idóneo para dirigir la selección. "Daría la vida", dijo, "daría un brazo" por recuperar el puesto.

El fracaso de Maradona en el Mundial fue el espejo del fracaso de Argentina como país. Por un lado, una falta de rigor y humildad en la planificación; por otro, un derroche de los recursos disponibles. Talento sobraba, salvo que por amiguismo, ceguera, populismo patriotero o sencilla idiotez Maradona decidió no convocar a la mitad de los mejores; no solo no explotó los recursos que tenía, no los quiso ni ver. El nuevo seleccionador, Sergio Batista, puso en el campo contra España a cuatro jugadores básicos que Maradona ni siquiera había convocado para Sudáfrica y lo que se vio fue un equipo sólido que hubiera sabido competir contra Alemania, como contra cualquiera en el Mundial. Es decir, el sentido común existe en Argentina; solo que demasiadas veces, obliterado por la luz maradoniana, brilla por su ausencia.

En el sistema maradoniano solamente brilla la ilusión. Dentro de este sistema de pensamiento las cosas terminan no teniendo ni pies ni cabeza. Resultado: fracaso en la vida y arrastrando en el fracaso, en este caso, a la selección argentina, pero también se puede arrastrar a toda una nación. Recorriendo la historia del siglo XX sabemos la potencia destructiva de la ilusión cuando no es contrabalanceada por la realidad terrenal, nunca tan agradable ella como los espejismos de la ficción.

Cuando llevados por la fantasía se eligen directores técnicos o presidentes o sistemas de características populistas, autoritarios y antidemocráticos, con pocos pies sobre la tierra, el resultado inevitable es el fracaso. Un director técnico que no tiene ni ha tenido capacidad para manejar su vida, que además no es director técnico (por preparación) y por lo tanto al titularse así toma las características de un impostor, tuvo como resultado el descalabro de la selección argentina. Puede ocurrir nuevamente algo similar con la Argentina misma si los directores técnicos, léase la pareja que lleva siete años en el poder, siguen el camino compulsivamente repetitivo de la tergiversación permanente de la realidad. El endiosamiento de seres Ídolos-Dioses a los que no se debe criticar, como a Perón, Evita, Maradona, Cristina Fernández o Néstor Kirchner, intocables seres sin errores, lleva al fracaso reiterativo y doloroso que arrastra a millones de argentinos al sufrimiento. El granero del mundo se va convirtiendo en un país lleno además de granos de pústulas creadas por el sistema: fracaso, pobreza, desnutrición, inseguridad, criminalidad, destrucción de las instituciones, ataque permanente a la prensa opositora, ataque a la ley, destrucción de la educación (eso también) y llegamos entonces a que la fantasía de ser un pueblo "protegido" por los Dioses cae en una triste y ridícula realidad.

Las sociedades propensas a alimentar estas ilusiones, caen en la seducción hipnótica de líderes de estas características. Son sociedades cerradas, como dice Karl Popper, con un fuerte carácter autoritario, convicciones inamovibles y preponderancia al pensamiento mágico. En estos casos el horizonte de expectativas está absolutamente distorsionado por las ilusiones y las consecuencias se traducen en un sinnúmero de fracasos compulsivamente repetitivos. Decía Albert Einstein que la locura era repetir lo mismo una y otra vez, esperando diferentes resultados. Eso es lo que propone Maradona al reafirmar su derecho a dirigir la selección de fútbol. Al apoyar su estrambótica candidatura, los Kirchner, eso sí, están siendo consecuentes. Ellos también piden, pese al fracaso mundialista de su gestión, como el de los regímenes peronistas que los precedieron, que se prolongue su dinastía en las elecciones generales del año que viene. Es probable que lo consigan. Sería la victoria del pensamiento mágico maradoniano, sobre el que el sol de la bandera argentina nunca se pone.

John Carlin, periodista, vivió 10 años en Argentina; Carlos Pierini trabaja como médico psicoanalista en Buenos Aires.

14 comentarios:

  1. Hola Martín!, Soy Emilia Avellaneda, del profesorado de Historia! Sí, la verdad que el artículo no dice nada nuevo o novedoso, recuerdo que en las clases se ha hablabo mucho sobre esta cuestión que sigue predominando dentro del imaginario argentino... Incluso recuerdo que una vez yo hice un comentario y usted Martín me llamó la atención y me dijo que tenga cuidado porque ese era un razonamiento caudillista... Lo cual obviamente me dejó pensando... Porque uno está seguro de que la ignorancia, el bajo nivel educativo, la falta de de escolaridad es la que hace que un pueblo o que gran parte de él, tenga ese "pensamiento mágico", "caudillista" y "populista" que nombra el artículo... Pero lo triste es que a pesar de haber recibido una buena educación, de haber tenido docentes que generan inquietudes y gran cantidad de conflictos cognitivos ( y en este caso, usted Martín se lleva el primer puesto) y de tener desarrollado el hipotético deductivo... Yo también caí en la trampa de intentar buscar una solución mágica!!! supongo que lo que sucede es que deben intervenir cuestiones inconcientes y provenientes del imaginario colectivo... Lo cual me asusta y me preocupa... Ya que el arraigo de ellas es muy fuerte.... y el tratar de modificarlas, lo veo muy muy complicado....

    ResponderEliminar
  2. Hola Emilia:
    Todos, en algún momento, caemos en el pensamiento mágico porque necesitamos creer en algo cuando la impotencia nos supera y aplasta deseos y realidades. Por ello, no te preocupes.
    La defensa es saber. Si estamos advertidos, podremos tener las herramientas para abrir la cabeza.
    Y una vez abierta, pensar... Analizar...

    ResponderEliminar
  3. Hola martin, justamente hace unos meses, apenas la selección de futbol quedo afuera del mundial escribí una entrada con un enfoque muy similar expuesto por John Carlin, salvando las distancias je je.

    http://alcatraz-2.blogspot.com/2010/07/la-seleccion-del-futbol-argentino-fue.html

    Lo que expuse es muy básico, nada nuevo, pero como siempre paso en la historia de la humanidad... siempre en algo mágico tenemos que creer, es una necesidad normal pero todo tiene un límite, el límite lo traza la razón.

    Creer en la política actual es como creer en los dioses en la edad media, tal vez exagero.
    El sistema político actual permite que nadie rinda cuentas en el poder, esa es la clave de la eterna corrupción... el sistema político no evoluciono como si otros sistemas en general... no me quiero ir por las ramas je.

    Bueno... hablando del articulo... los kirchneristas “saltaron” diciendo que el diario “el país” tiene intereses económicos aquí en Argentina... pueda que sea cierto pero no tiene que ver una cosa con la otra... lo que pasa como Maradona se "caso" con casi todos los presidentes (lo utilizan como como mono para propaganda barata) incluyendo el Klan Kirchner... no les queda otra cosa que chuparle las medias al rey del futbol y hacer caso a cuanta barbaridad diga... justificando su origen humilde cuando el dieguito ya era rico desde los veinte y pico de años... tuvo y tiene todo el tiempo de sobra para estudiar de director técnico (se retiro del futbol profesional en el año ¡1997!) pero prefirió la fiesta y la droga... y luego no me vengan con que Maradona recuerda su pasado... ¿alguien vio que Maradona visite Villa Fiorito de vez en cuando? ja ja... no le importa un joraca... solo la fiesta... y los políticos lo utilizan y le chupan las medias porque como dije Maradona es propaganda barata en la política... si lo sabrá Menem, Cavallo(¿recuerdan la remera "gracias mingo"? ja)mismo Chavez de Venezuela... paso por todos los matices políticos. Es la ignorancia junto a la hipocresía y la soberbia... y la gente lamentablemente siguen ciegamente al “dios”. Sea Maradona como un Peronista u otros políticos que dicen y hacen lo contrario.

    ResponderEliminar
  4. Hola martin, justamente hace unos meses, apenas la selección de futbol quedo afuera del mundial escribí una entrada con un enfoque muy similar expuesto por John Carlin, salvando las distancias je je.

    http://alcatraz-2.blogspot.com/2010/07/la-seleccion-del-futbol-argentino-fue.html

    Lo que expuse es muy básico, nada nuevo, pero como siempre paso en la historia de la humanidad... siempre en algo mágico tenemos que creer, es una necesidad normal pero todo tiene un límite, el límite lo traza la razón.

    Creer en la política actual es como creer en los dioses en la edad media, tal vez exagero.
    El sistema político actual permite que nadie rinda cuentas en el poder, esa es la clave de la eterna corrupción... el sistema político no evoluciono como si otros sistemas en general... no me quiero ir por las ramas je.

    Bueno... hablando del articulo... los kirchneristas “saltaron” diciendo que el diario “el país” tiene intereses económicos aquí en Argentina... pueda que sea cierto pero no tiene que ver una cosa con la otra... lo que pasa como Maradona se "caso" con casi todos los presidentes (lo utilizan como como mono para propaganda barata) incluyendo el Klan Kirchner... no les queda otra cosa que chuparle las medias al rey del futbol y hacer caso a cuanta barbaridad diga... justificando su origen humilde cuando el dieguito ya era rico desde los veinte y pico de años... tuvo y tiene todo el tiempo de sobra para estudiar de director técnico (se retiro del futbol profesional en el año ¡1997!) pero prefirió la fiesta y la droga... y luego no me vengan con que Maradona recuerda su pasado... ¿alguien vio que Maradona visite Villa Fiorito de vez en cuando? ja ja... no le importa un joraca... solo la fiesta... y los políticos lo utilizan y le chupan las medias porque como dije Maradona es propaganda barata en la política... si lo sabrá Menem, Cavallo(¿recuerdan la remera "gracias mingo"? ja)mismo Chavez de Venezuela... paso por todos los matices políticos. Es la ignorancia junto a la hipocresía y la soberbia... y la gente lamentablemente siguen ciegamente al “dios”. Sea Maradona como un Peronista u otros políticos que dicen y hacen lo contrario.

    ResponderEliminar
  5. Hola martin, justamente hace unos meses, apenas la selección de futbol quedo afuera del mundial escribí una entrada con un enfoque muy similar expuesto por John Carlin, salvando las distancias je je.

    http://alcatraz-2.blogspot.com/2010/07/la-seleccion-del-futbol-argentino-fue.html

    Lo que expuse es muy básico, nada nuevo, pero como siempre paso en la historia de la humanidad... siempre en algo mágico tenemos que creer, es una necesidad normal pero todo tiene un límite, el límite lo traza la razón.

    Creer en la política actual es como creer en los dioses en la edad media, tal vez exagero.
    El sistema político actual permite que nadie rinda cuentas en el poder, esa es la clave de la eterna corrupción... el sistema político no evoluciono como si otros sistemas en general... no me quiero ir por las ramas je.

    Bueno... hablando del articulo... los kirchneristas “saltaron” diciendo que el diario “el país” tiene intereses económicos aquí en Argentina... pueda que sea cierto pero no tiene que ver una cosa con la otra... lo que pasa como Maradona se "caso" con casi todos los presidentes (lo utilizan como como mono para propaganda barata) incluyendo el Klan Kirchner... no les queda otra cosa que chuparle las medias al rey del futbol y hacer caso a cuanta barbaridad diga... justificando su origen humilde cuando el dieguito ya era rico desde los veinte y pico de años... tuvo y tiene todo el tiempo de sobra para estudiar de director técnico (se retiro del futbol profesional en el año ¡1997!) pero prefirió la fiesta y la droga... y luego no me vengan con que Maradona recuerda su pasado... ¿alguien vio que Maradona visite Villa Fiorito de vez en cuando? ja ja... no le importa un joraca... solo la fiesta... y los políticos lo utilizan y le chupan las medias porque como dije Maradona es propaganda barata en la política... si lo sabrá Menem, Cavallo(¿recuerdan la remera "gracias mingo"? ja)mismo Chavez de Venezuela... paso por todos los matices políticos. Es la ignorancia junto a la hipocresía y la soberbia... y la gente lamentablemente siguen ciegamente al “dios”. Sea Maradona como un Peronista u otros políticos que dicen y hacen lo contrario.

    ResponderEliminar
  6. muy cierto lo que dice Martín... =)

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que no comparto para nada los dichos de este artículo, que no es periodístico, sino claramente de opinión. Por supuesto, tampoco adhiero a los comentarios anteriores. Todo ese cúmulo de lugares comunes y "metáforas" berretas sobre la Argentina y Maradona no es más que una forma de expresar el fastidio que les genera el actual gobierno. Si este sitio supuestamente dedicado a la educación es una tribuna partidaria, tengan la decencia de quitar a la Educación del medio. Y dicho sea de paso, aclaren cual es su posición partidaria.
    Muchas gracias. Sergio Medina.

    ResponderEliminar
  8. Señor Sergio Medina:

    No me extraña que gente que apoya al kirchnerismo diga cosas como que quite una entrada (todo lo que no gusta a los KKs quieren sacarlo, taparlo, degradarlo) y que pidan que diga cuál es la posición partidaria ya que siempre buscan ponerle etiquetas a la gente (gorila, lector de Clarín, visionador de TN, etc.). ¿Por qué? Porque, justamente, al tener un país con un bajo nivel educativo, los ciudadanos casi no existen; así, si no ponen etiquetas, se pierden ya que su vocabulario político es muy limitado y son incapaces de poder pensar por sí mismos. Al no tener la etiqueta, no pueden copiar y pegar del discurso oficialista (que parece un manual: A los gorilas, digan tal cosa; a los que ven TN, tal otra cosa... y así todo el tiempo).

    Señor: La vida no es negra o blanca. No es kirchnerista o anti-kircherista. Esta bitácora trata sobre problemas de la educación. Y si no entendió lo que este artículo plantea, sugiero estudiar sociología, historia, ciencia política, etc.

    No lo tome a mal. No me caracterizo por contestar en un tono elevado como este. Pero ando muy enojado con la "miniaturización" de los axiones. Estoy cansado de tener que explicar, una y otra vez, cuestiones que son básicas en cuanto a historia, ciencia política, antropología, medios de comunicación, idioma, etc. Años atrás esto no pasaba y así se confirman mis apreciaciones.

    Otra hubiera sido mi contestación si hubiera dado algún argumento acerca de por qué le parece mal lo que se está planteando y así nos podríamos beneficiar todos, intercambiando ideas. Claro, además de no patotear pidiendo que saque esta nota o expresando descalificaciones inconexas respecto de la educación y mi persona.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)
    college loan help

    ResponderEliminar
  10. Maradona no es un Dios ni un ídolo incuestionable, al menos no para mí (no puedo hablar por los demás). Pero, si lo tomamos en su justa medida, fue un gran jugador de fútbol, que le dio muchas alegrías al pueblo argentino (al menos a la parte del pueblo a la que le gusta el futbol), y que por eso fue y es muy querido. Me parece una bajeza total el odio que le tienen algunos desde hace algunos años, como si él fuera el responsable de todo lo malo que le pasó a nuestro país. Es un ejemplo exponencial de chivo expiatorio, porque la clase de gente que puede tener a Illia y a Neustadt (el que ayudó a derrocarlo) en el mismo santoral, son los mismos que nunca ven la culpa de gente como Alsogaray, Videla, Martínez de Hoz, Massera, Onganía o Cavallo (que manejaron el país durante décadas), sino que prefieren culpar a un pobre desgraciado como Maradona. Además me parece la actitud típica de un inmaduro desagradecido: si me das alegrías te quiero, sos dios, pero si te va mal sos un hijo de puta. Digamos la verdad, esta gente lo empezó a odiar a Maradona desde que el pobre tipo se arruinó la vida con la droga, y más específicamente desde que se hizo amigo de Fidel Castro, de Chavez, y terminó apoyando al gobierno K. Su odio a Maradona es tan irracional y de motivaciones políticas como la irracionalidad que le atribuyen ellos a los seguidores de Maradona. Y este periodista español no escribe sólo por su propia opinión, sino bajo el influjo siniestro del psiquiatra argentino Carlos Pierini, uno de los tantos argentinos que cuando viajan al exterior gustan de difamar a nuestro país y contar todo lo peor que puedan, llegando a distorsionar la realidad. Alcanza con ver esta nota anterior del mismo Carlin, en tiempos del mundial, para darse cuenta de cómo se contradice.
    Despreciar a Maradona porque fue un tipo débil que se arruinó con la droga; atribuirle una mentalidad irracional-mítica a la gente que no piensa como ustedes, y creerse que ustedes encarnan la luz de la razón y la solución a todos nuestros males: ESO SE LLAMA SOBERBIA.

    ResponderEliminar
  11. Hernán (primera parte):
    1) Gracias por comentar en esta entrada.
    2) La nota no está tirándole a Diego Maradona la responsabilidad de todo lo malo sucedido en el país. En el título está la clave: Es una metáfora.
    3) Si existieron tipos como Alsogaray, Cavallo, etc. es por cómo son muchos argentinos. Recuerde que Menem los tuvo a estos dos personajes bajo su ala, como también a Maradona y Kirchner mismo lo apoyó en todo momento y hasta dijo que era el mejor presidente (junto a Perón) que hemos tenido.
    4) Confunde "soberbia" con "conocimiento". Hernán, la sociología, la psicología social, la historia, la economía política, etc., etc., etc. están para aprender. Hay sociedades, como la argentina, que todavía tienen a mucha gente con grandes afectos sobre cuestiones míticas. Los ejemplos son muy abundantes en este sentido y esta nota sólo es una metáfora. También la podrían haber escrito con otro tema para ejemplificar, como por ejemplo, el fenómeno "San Cayetano", si es que se quiere ir hacia el tema religioso. Si vamos sobre el tema económico, podríamos tomarlo desde el consumismo feroz o el "voto cuota" y así tantas cosas.

    ResponderEliminar
  12. Hernán (segunda parte):
    5) En lo personal, fuera del tema de la nota como metáfora, recibí como una cachetada muy fuerte lo que le sucedió a Maradona en su vida personal. Por un lado, era un lindo ejemplo a seguir en el sentido de mostrar que sin importar el origen que se tenga, es posible hacer cosas importantes. No importa si es en deportes, música, literatura, ganar un Noble en Física o Medicina, etc. Pero lo que pasó con él me mostró, una vez más, que muchas veces esta sociedad es injusta y que así como a los ídolos los sube a niveles de semi-dios, al otro día te manda al infierno. Muy triste.
    6) Y ¿por qué es así mucha gente en este país? ¿Qué nos pasa como sociedad? Esta nota, considero, tiene algunos puntos interesantes para observarnos y analizarnos.
    7) Hasta hoy mismo veo en la mayoría de los chicos (que nunca lo vieron jugar) una adoración a-crítica que justifica cualquier cosa que haga o diga sin importar si es debido o no. Durante la década de 1990 varios me han espetado en la cara que si Maradona fue el mejor jugador del mundo y se drogaba, entonces drogarse está bien. Hoy no repiten tanto eso, quizá llegue a sólo la mitad y no sea tan abrumadora mayoría como antes.
    8) A lo que voy con esto, ya te lo estarás imaginando, es que a la vista de un docente es una realidad terrible.

    ResponderEliminar
  13. Sí, cada uno tiene sus vivencias y su forma de interpretar las cosas. A mí también me parecería terrible que mis alumnos (o mis compañeros) me dijeran que está bien drogarse. Gracias por su respuesta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Estimada gente

    He abierto otra entrada específica para los que quieran agredir, insultar, amenazar, etc.

    Se llama Insultos, descalificaciones, ataques, etc. y la tienen en el listado de Entradas Importantes.

    Allí pueden publicar en los comentarios todo lo que quieran sin que los mismos sean borrados. Allí "vale todo", hagan catársis, vamos que los espero (y hasta me parece divertida esta propuesta para todos aquellos que les moleste las cosas que se dicen aquí).

    ResponderEliminar

Por favor, exprésese educadamente; de lo contrario, el comentario será movido a Insultos, descalificaciones, ataques, etc.
En esa entrada se permite decir lo que se le venga en gana y como quiera.