Bienvenidos

Este sitio está orientado a la educación y la formación ciudadana.
Ubicación: República Argentina, Provincia de Buenos Aires, San Nicolás de los Arroyos.

31 de enero de 2009

Ser Ciudadano o simple Habitante

En la bitácora Nanopoder se está desarrollando un debate muy interesante acerca del voto en nuestro país. A raiz de ello, me parece importante que tengamos en claro algunos conceptos como el de ciudadanía.

En nuestro país (y en prácticamente todos los países del planeta Tierra) hay un problema. NO SON CIUDADANOS los habitantes que no cumplen con determinadas características que les permitan ENTENDER, DECIDIR y dar más que una "opinión" (esto es doxa, no episteme, como he aclarado en la entrada anterior).

El ciudadano:
  1. Tiene derechos políticos (en nuestro país, según la edad y nacimiento, sos habitante o ciudadano).
  2. Tiene deberes (en nuestro país, según la edad y nacimiento, sos habitante o ciudadano).

Pero, ¿cómo poseer derechos y deberes y ejercerlos si no se tiene conocimiento sobre...?

  • Ciencia política.
  • Ciencia económica.
  • Legislación vigente.
  • Relaciones internacionales.
  • Historia.
  • Geografía.
  • Etc.

Estos conocimientos son necesarios para expresar algo más que una "simple opinión". Debe ser, para ver si me hago entender, una "OPINIÓN FUNDAMENTADA" en realidades.

La creación de la escuela en el siglo XIX tenía este objetivo (civilización o barbarie) que, más allá de los cuestionamientos que podamos hacerle a la clase dirigente que impuso determinados objetivos, tenía una idea clara: Que haya ciudadanos.

Un habitante sin conocimiento para poder tener un "pensamiento crítico" (en el sentido de poder analizar la realidad) no puede ser ciudadano y allí está el problema:

¿Cómo hacer para que todos los habitantes mayores de 17 años (18 cumplidos o más) puedan ser ciudadanos?

Hay una realidad que es más que evidente

  1. La gran mayoría de los votantes no saben quiénes son todos los candidatos que se presentan. Si no se los conoce, no se puede elegir entre las alternativas que se presentan.
  2. No se conocen las propuestas de los candidatos ni si las mismas (de conocerlas) son aplicables para lograr determinados objetivos con los que el votante debería acordar.
  3. La gente vota por un candidato de los que son más promocionados por la televisión y allí no aparecen todos los postulantes (como, por ejemplo, elección del Poder Ejecutivo).
  4. Muchas personas votan como habitantes y no como ciudadanos (con todo lo que ello representa).
  5. Muchas personas votan por promesas que les hacen los punteros políticos de tal o cual partido que, por lo general, es el Partido Justicialista que tiene mucho dinero de la caja pública para "regalar" en las campañas.

4 comentarios:

  1. Martín, ¡gracias por tomar mi entrada para tu blog!

    Para no repetir acá el debate que se está desarrollando allá te comento algo que me llama mucho la atención:

    Mucha gente repite una y otra vez que el problema de esta democracia es la lista sábana. Insisten con que resolver eso nos sacaría de todos los problemas que tenemos.

    Acto seguido les pregunto "entonces, ¿quién encabezaba la lista de los diputados / senadores que votaste?".

    Ante el silencio subsecuente descubro que ya ni siquiera por el líder se vota, sino por un partido que dejó de cumplir con su plataforma hace décadas (si alguna vez la tuvo). Y ahí empiezo a preocuparme en serio.

    ResponderEliminar
  2. ¡Y vaya si es preocupante!
    Para mí, se vota por "voto cautivo". Es decir, mucha gente vota al P.J. más por tradición y por mitos que no son reales.

    ResponderEliminar
  3. mariadebuenosaires6 de marzo de 2012, 15:41

    basta de listas sabana...y que no haya excusas para que en las proximas elecciones... no haya el festival de boletas para confundir a los votantes

    ResponderEliminar
  4. Exacto. Las listas sábana deben desaparecer.
    María, muchas gracias por su comentario, es así como usted dice.

    ResponderEliminar

Por favor, exprésese educadamente; de lo contrario, el comentario será movido a Insultos, descalificaciones, ataques, etc.
En esa entrada se permite decir lo que se le venga en gana y como quiera.