Bienvenidos

Este sitio está orientado a la educación y la formación ciudadana.
Ubicación: República Argentina, Provincia de Buenos Aires, San Nicolás de los Arroyos.
Mostrando las entradas con la etiqueta Vida. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Vida. Mostrar todas las entradas

24 de abril de 2018

Consejos para ahorrar energía



Consejos para ahorrar energía

Gas

Consejos para calefaccionar la casa
  • Regular el termostato a una temperatura ambiente de 20°C en invierno.
  • Calefaccionar únicamente aquellos ambientes donde haya gente.
  • No abrir ventanas para bajar la temperatura.
  • Utilizar burletes en puertas y ventanas para reducir las filtraciones de aire.
  • Apagar la llama del piloto del calefactor cuando no se lo está usando.
Consejos para usar agua caliente
  • Usar agua caliente de la canilla solo cuando sea estrictamente necesario.
  • Hacer lo posible por ducharse en un tiempo razonable, que no supere los 10 minutos.
  • Evitar mezclar agua caliente y fría para regular la temperatura; mejor hacerlo con el control del artefacto de gas.
  • Usar una ducha con flor que disperse bien el agua. Verificar que las canillas estén cerradas correctamente.
Consejos para cocinar
  • Usar el horno con moderación: consume lo mismo que dos hornallas encendidas.
  • Tapar siempre la olla. Apagar o reducir la llama de la hornalla cuando la cocción llegue al punto de hervor.
  • No permitir que la llama de la hornalla supere el diámetro de la olla o recipiente.
  • Recordar que las hornallas y el horno no son para calefaccionar el hogar.
  • Apagar la hornalla y el horno cuando se termine de usarlos.

Electricidad
  1. Apagar las luces al dejar una habitación. Es una verdad de perogrullo, pero haciendo esto se puede ahorrar entre el 8 y el 20 por ciento de la energía destinada a la iluminación.
  2. Mantener limpias las lámparas supone un ahorro del 20 por ciento. Un foco sucio pierde 50 por ciento de su luminosidad.
  3. Sustituir focos incandescentes por bajo consumo ó LED: utilizan un 80 por ciento menos energía y duran mucho más.
  4. Utilizar sensores de iluminación para que las luces sólo se prendan cuando sea necesario. Esto es parte de la domótica, la llamada “casa inteligente”; tema del que ya estamos preparando un informe.
  5. Con los aires acondicionados, utilizarlos con una temperatura de 24º o más. Prenderlos cuando considere sofocante la temperatura ambiente. Antes de eso, es preferible prender un ventilador antes que el aire acondicionado.
  6. Al finalizar la carga de la batería de un celular, notebook o tablet, desconectar el cargador, porque sigue consumiendo.
  7. Computadoras: Cuando no la utilice, apague el monitor que es lo que más consume. La computadora en sí, si no se está utilizando, consume muy poco y hasta se apaga sola.
  8. Televisor: No dejarlo prendido a modo de “compañía”. En muchas casas se prende a las 6 de la mañana y se apaga a las 23 o 24 cuando se van a dormir. Lo dejan prendido todo el día incluso cuando la gente no está en el lugar. Los televisores LED también consumen mucha energía, menos que los de tubo, pero igual es mucho el consumo.
  9. Colocar la heladera a 15 centímetros de la pared para una mejor circulación del aire del motor en la parte de atrás. Evitar abrir y cerrar la puerta reiteradamente.
  10. Usar el lavarropas a plena carga y en programas cortos. Evitar la función secado, ya que es la de mayor consumo. Siempre con agua fría, si elige el programa de agua caliente, el consumo de electricidad será muy grande.
  11. Los electrodomésticos en modo stand by consumen un 10 por ciento de energía. Se recomienda apagarlos por completo.
  12. Configurar en modo ahorro de energía los equipos que no se pueden apagar. Esto es para los equipos más modernos. Por ejemplo, una computadora se apaga sola luego de unos minutos de no tener actividad. Lo mismo sucede con equipamiento de nuevas tecnologías como routers para internet, ventiladores (de techo y de pie), iluminación, etc.
  13. Microondas: Los hornos microondas gastan menos que el horno eléctrico o la hornalla de gas si es para calentar comida. Pero para cocinar por varios minutos ya el asunto cambia porque gastan mucha electricidad.
  14. Estufas eléctricas: Tremendo consumo, terrible. Cuidado, trate en lo posible de no usarlas.

En general para gas y electricidad:
  • Cuando tenga que comprar un aparato a gas o electricidad, siempre elegir los de Clase A; eso significa que gastan menos que otros aparatos del mismo tipo pero de clase B, C, D…
  • Tener todos los aparatos, eléctricos y a gas, en buenas condiciones; deben realizarle una revisación anual como mínimo a los aires acondicionados, calefactores, termotanques y cocina.
  • Si tiene posibilidades económicas o está construyendo, vea la posibilidad de poner un equipo calentador de agua solar. Da resultados muy buenos incluso en invierno.

Viviendas y ambientes:
  • Tapar todos los agujeros y rendijas que existan hacia el exterior. Puede ser con mezcla, trapos, burletes.
  • Si tiene techo de chapa, ver la posibilidad de poner un entretecho a unos 30 cm. debajo para que aísle del calor del día en verano.
  • En los últimos 20 años se generalizó la construcción de viviendas con ladrillos huecos puestos en una sola fila y de canto. Esto casi nada aísla del exterior. En verano te mata el calor y en invierno te congela el frío. ¿Se puede solucionar? Y, si es planta baja y tiene lugar, levante una línea más de ladrillos como si fuese una ampliación de la pared en su ancho.
  • Las ventanas son mucho mejores para preservar la temperatura interior si son de las de doble vidriado (2 vidrios con una separación en medio que contiene aire).

Direcciones web para consultar:

https://www.lanacion.com.ar/2128044-con-la-llama-del-piloto-se-gasta-el-12-del-gas-que-se-consume-en-los-hogares

http://www.gestarcoop.com/novedades/noticias/34-mundo-cooperativo/196-10-consejos-para-ahorrar-energia-electrica.html

https://www.semana.com/tecnologia/tips/articulo/12-tips-para-ahorrar-energia-pagar-menos-su-recibo-luz/374082-3

http://yoahorroenergia.blogspot.com.ar/2011/10/16-consejos-apra-ahorrar-energia.html

http://yoahorroenergia.blogspot.com.ar/2011/03/consejos-para-ahorrar-calefaccion-en-el.html

19 de julio de 2017

Roberto Fontanarrosa

Audio y texto del editorial expresado en el programa "Se Pudrió Todo", emitido por FM 88.7 de San Nicolás de los Arroyos el 19 de julio de 2017...

El negro Fontanarrosa se nos fue de la vida el 19 de julio de 2007 teniendo jóvenes 62 años.

Había nacido el 26 de noviembre de 1944 en la ciudad de Rosario.

Comenzó su carrera como dibujante en diversos medios gráficos. Su fama fue creciendo a fines de los sesentas y en años siguientes trabajó para medios nacionales y del exterior.

Futbolero de raza, muchas obras suyas fueron dedicadas a ese deporte. Campanella hizo “Metegol” basado en uno de sus cuentos. Humorista, narrador, ilustrador y fanático del ritual de la amistad.

Recibió menciones, premios, honores en el país y en el exterior. Reconocimiento tras reconocimiento del mundo de la cultura hispanoamericana dejaron en claro, y en vida, que el mundo se rindió frente a su genio, calidez y buena persona.

(En el audio, se escucha el cuento “Defensa de la Derrota” en la voz de Alejandro Apo).

Roberto el Negro Fontanarrosa…
Su obra vive en libros, cuentos, películas (como autor y hasta actor) y en toda la gente que lo siguió y que lo descubre en cada publicación que es devorada sin pausa por más y más seguidores.
  • Boogie El Aceitoso.
  • Inodoro Pereyra y su perro Mendieta.
  • Eulogia.
  • El Cacique Lloriqueo.
  • Nabucodonosor II.
  • El loro Lorenzo.
  • Los Galanes de las charlas de café.
  • El Canaya.
Estos personajes y tantos otros nos cuentan los pensamientos del Negro.

Algunos chascarrillos…

- Ahura hay fertilización asistida. Vea el caso de la señora del viejo Aredes. Quedó embarazada. En el pueblo se comenta que al viejo lo ayudaron.

- ¿Y usted cómo se gana la vida?
- ¿Ganar? ¡De casualidá estoy sacando un empate!

- Buenos días ¿Usted es Inodoro pereyra?
- De cuerpo presente.
- Me han dicho que es el último gaucho.
- ¡Ahijuna con la lobuna! ¡No sabía que era carrera mi amigo! ¿Y quién salió primero?

Querido Negro. Siempre en la memoria, siempre en la vida, siempre en los sentimientos… Ahora, siempre en el bar del cielo, tu casa, balconeando las nubes.

-Vió… Mendieta.
-Que lo parió.














2 de julio de 2017

No hay arriba ni abajo

Jorge Noro me mandó este video recordando que en mis clases decía lo mismo. Me emocionó que se acordara. ¿De qué se trata? Acá vamos...


24 de diciembre de 2016

Las agresiones a docentes serán penadas... ¿Es una buena noticia?

El 23 de diciembre de 2016 el Diario Clarín publica la siguiente noticia...
"Las agresiones de padres a docentes serán penadas con multa y hasta arresto". Pulsando aquí se accede a la noticia completa.
Comienza con el siguiente párrafo...
Desde el año que viene, se podrá penar con multas (de hasta 30 mil pesos) y con arresto (de hasta 60 días) a los padres que agredan verbal o físicamente a los docentes y personal no docente, de escuelas públicas y privadas bonaerenses. Así lo dispuso la Cámara de Diputados provincial, que convirtió en ley --en la última sesión del año-- el proyecto oficial que agrega el artículo 74 bis al Código de Faltas. 

Ahora, pensemos...
¿Qué pasa cuando un familiar de un paciente agrede a un médico?
¿Qué pasa cuando un cliente agrede a un verdulero?
¿Qué pasa cuando un vecino agrede a otro?
Y podríamos seguir con gran cantidad de ejemplos.

Entonces, pensemos...
¿Es una buena noticia?

Respuesta: No, no lo es. Es más, podríamos decir que es otro ejemplo más de la ignorancia e inoperancia de los representantes que tenemos porque los legisladores no pueden haber aprobado semejante disparate si supiesen que hay un código penal que estipula que las agresiones deben ser juzgadas sin importar quién la hizo ni contra quién.

¿Qué significa este desquicio?
Es la naturalización de no poder frenar actitudes sociales que van contra el respeto al prójimo y el contrato social instituido. Entonces, como hacen siempre, producen este tipo de disparates para aparentar que se preocupan por los diversos problemas; pero los problemas siguen vigentes y son cada vez de mayor envergadura.

En síntesis, pura demagogia barata. ¿O van a hacer una ley para cada caso específico de violencia y agresiones a personas de distintas profesiones y oficios? ¿Y si hicieran leyes tomando como parámetro la preferencia sexual del agresor y del agredido?

Algo aún peor...
Si piensan establecer una jerarquía en cuanto a que agredir a un docente es peor que a un verdulero, entonces es una situación de flagrante inconstitucionalidad. En todo caso, es un desastre que los legisladores hagan esto porque delata la ignorancia de quienes nos gobiernan. Legisladores ignorantes.

24 de noviembre de 2016

Si todos lo supiesen, mucha gente pensaría de otra forma

Este video es imprescindible para todos los humanos, especialmente, para docentes, futuros docentes y adolescentes. Que lo disfruten (y que también los sacuda por dentro)...


15 de junio de 2016

Las amistades desaparecidas

Me permito compartir este trabajo, "Las amistades desaparecidas", de Javier Marías; me parece un texto imperdible...

‘Las amistades desaparecidas’



La otra noche me forcé a llamar a una vieja amiga (lo es desde hace cuarenta y tantos años), para por lo menos hablar con ella, ya que en los últimos tiempos nos vemos poco. Poco, pero todavía nos vamos viendo, lo cual ya es mucho, pensé, en comparación con lo que me sucede con decenas de amistades, o les sucede a ellas conmigo. Me temo que nos ocurre a todos, y en algunos momentos produce vértigo acordarse de las personas dejadas por el camino, o –insisto– que nos han dejado a nosotros orillados, colgados o en la cuneta. A veces uno sabe por qué. Las peleas, las decepciones, las ingratitudes, son algo de lo que nadie se libra a lo largo de una vida de cierta duración, pongamos de cuatro décadas o más. Casi nada hiere tanto como sentirse traicionado por un amigo, y entonces la amistad suele verse sustituida por abierta enemistad. Uno puede no ir contra él, no atacarlo, no buscar perjudicarlo en atención al antiguo afecto, por una especie de lealtad hacia el pasado común, hacia lo que hubo y ya no hay. Lo que es casi imposible es que no lo borre de su existencia. Uno cancela todo contacto, pasa a hacer caso omiso de él, lo evita, y cabe que, si se lo cruza por la calle, mire hacia otro lado, finja no verlo y ni siquiera lo salude con el saludo más perezoso, un gesto de la cabeza.

Uno sabe a veces por qué. Curiosamente, las cuestiones políticas son, en España, frecuente motivo de ruptura o alejamiento. Si dos amigos divergen en exceso en sus posturas, es fácil que acaben reñidos sin que se haya dado entre ellos nada personal. Cabe la posibilidad de no sacar esos temas, pero es una alternativa siempre forzada: en el intercambio de impresiones se crea un hueco incómodo y que tiende a ocupar cada vez más espacio, hasta que lo ocupa todo y no hay forma de rodearlo, ni de disimular. Se charla un poco de fútbol, de la familia, del trabajo, pero la conversación se hace embarazosa, ortopédica, sobre ella planea el independentismo vehemente que uno de los dos ha abrazado, o su entrega a la secta llamada Podemos, o su conversión al PP, por ejemplo. Cosas que el otro no puede entender ni soportar. Hay ocasiones más sorprendentes en las que uno también sabe por qué: porque presenció una mala época del amigo, que éste ya dejó atrás; porque le prestó o dio dinero, o lo vio en momentos de extrema debilidad. Hay quienes, lejos de tenerle agradecimiento, no perdonan a otro el haberse portado bien, o el haberles sacado las castañas del fuego. Cuando echamos una mano, del tipo que sea, en realidad nunca sabemos si estamos creándonos un amigo o un enemigo para el resto de la vida, y eso es particularmente arriesgado hoy en día, cuando hay tanta gente necesitada de manos para sobrevivir. Por propia experiencia, cada vez que echo una, me pregunto si recibiré gratitud por ella o una inquina invencible e irracional, un desmedido rencor. Supongo que el mero hecho de pedir ayuda –más aún de recibirla– representa para algunos individuos una humillación intolerable que harán pagar precisamente al que se la presta. Al que estuvo en condición de ofrecérsela y por lo tanto en una posición de superioridad. Aunque éste no la subraye en modo alguno, aunque dé todas las facilidades y reste importancia a su generosidad, hay personas que nunca perdonarán al testigo de su penuria, de su desmoronamiento o de su decadencia temporal. De su fragilidad.

Otras veces alguien se aparta porque al otro le va demasiado bien y es un recordatorio de lo que no tenemos. O porque le va demasiado mal y es un recordatorio de lo que a cualquiera nos puede aguardar. En España hay que andarse con pies de plomo a la hora de mostrar los logros y los fracasos, la alegría y la desdicha. Un exceso de lo uno o lo otro es siempre un peligro, se corre el riesgo de quedarse solo y abandonado. Creo que era Mihura quien decía que un escritor afortunado debía hacer correr el bulo de que estaba gravemente enfermo, para permitir que se lo mirase con piedad y rebajar el resentimiento por sus éxitos: “Ya, pero se va a morir”, es un consuelo que atempera la envidia.

Pero demasiadas veces no sabemos por qué se desvanece una amistad. Por qué las cenas semanales, o incluso la llamada diaria, se han quedado en nada, quiero decir en ninguna cena ni una sola llamada. Sí, aparecen nuevos amigos que desplazan a los antiguos; sí, nos cansamos o nos desinteresamos por alguien o ese alguien por nosotros; sí, un ser querido se torna iracundo, o lánguido y perpetuamente quejoso, o exige invariablemente sin aportar nunca nada, o sólo habla de sus obsesiones sin el menor interés por el otro. De pronto nos da pereza verlo, nada más. No ha habido riña ni roce, ofensa ni decepción. Poco a poco desaparece de nuestra cotidianidad, o él nos hace desaparecer de la suya. Y falta de tiempo, claro está, el aplazamiento infinito. Esos son los casos más misteriosos de todos. Quizá los que menos duelen, pero también los que de repente, una noche nostálgica, nos causan mayor incomprensión y mayor perplejidad.

JAVIER MARÍAS

El País Semanal, 29 de mayo de 2016