Bienvenidos

Este sitio está orientado a la educación y la formación ciudadana.
Ubicación: República Argentina, Provincia de Buenos Aires, San Nicolás de los Arroyos.
Mostrando las entradas con la etiqueta Educación. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Educación. Mostrar todas las entradas

18 de enero de 2019

Hagamos 2 Argentinas

HACEMOS 2 PAÍSES Y EN 10 AÑOS VEMOS

(Esta es una versión más de tantas; no tenemos el dato de dónde salió la original)...

Llévense medio país.
La mitad que prefieran.
Nos da igual.
Nos quedamos con el 50 % más pobre, no hay problema.
Y ustedes hagan la patria socialista.

Lleven a sindicalistas, punteros políticos, políticos "progres", zurdos parásitos, empresarios prebendarios... Todos los que viven de nuestros impuestos juntitos puteando.

Les dejamos la mitad del país, la pampa húmeda o la parte que más les guste; no importa, elijan ustedes qué parte quieren.

Los 8 millones que trabajamos y aportamos nos vamos a la otra mitad.

Ustedes hagan un país comunitario socialista. Y en 10 años vemos qué país tiene menos pobreza.

Les dejamos el CONICET, al Papa, a Grabois, a Cristina, a Lázaro Baez y todos los personajes que gusten. Que los gobierne Milagro Sala con su justicia.

Nosotros nos llevamos a los que ustedes dicen que son fachos y que se levantan de madrugada para trabajar y pagar impuestos.

Les dejamos que en su mitad prohíban el glifosato, la minería, la siembra directa... Prohíban los despidos y paguen 3 aguinaldos por año. Hagan paros, marchas y piquetes todos los días que se les ocurra rompiendo todo. No importa.

A la escuela de ustedes los niños pueden ir cuando quieran y no tienen obligaciones. No repiten y el profesor que aplaza a alguien lo mandan para nuestro lado. Pongan un baño unisex y que las chicas vayan mostrando las tetas; nos da igual.

En nuestras escuelas pedimos dedicación y premiamos a los mejores alumnos con becas en empresas. Y cumplen horarios, cumplen con sus obligaciones y estudian, tanto los niños como los profesores.

Y docente que pide muchas licencias, se lo mandamos a la patria socialista para que no sufra el infierno del capitalismo.

Lo que es innegociable para nosotros es la facultad de filosofía y letras, esa se la dejamos y hasta le ponemos un moño de regalo. Con todos el PO adentro para que sean felices.

Eso si, por favor no nos pidan un acuerdo de libre comercio o libre tránsito, porque la única puerta de entrada es una que arriba tiene un letrero que dice "Aquí se trabaja para vivir".

¿Se creen que somos idiotas?
¿Que no vemos las cosas que hace el gobierno?
Solo lo toleramos para ver si podemos escapar de ese gran grupo que nos viene viviendo hace 70 años.

Hagan la patria socialista, disfruten... Pero no nos pidan más que trabajemos por ustedes.


O si prefieren, esta otra...


24 de octubre de 2018

Mi pariente kirchnerista (parte 5)

La siguiente es una serie de diálogos (algunos reales, otros retocados) de los intercambios matenidos con un pariente kirchnerista más la interacción en diversas redes sociales viendo cómo es esta gente, los preconceptos que tienen, sus contradicciones, etc. Una cuestión muy embromada es que como no tienen un solo argumento para sostener sus ideotas, siempre terminan agrediendo e insultando.

He tratado de tomarlo con un poco de humor... Pero es difícil...





23 de octubre de 2018

Mi pariente kirchnerista (parte 4)

La siguiente es una serie de diálogos (algunos reales, otros retocados) de los intercambios matenidos con un pariente kirchnerista más la interacción en diversas redes sociales viendo cómo es esta gente, los preconceptos que tienen, sus contradicciones, etc. Una cuestión muy embromada es que como no tienen un solo argumento para sostener sus ideotas, siempre terminan agrediendo e insultando.

He tratado de tomarlo con un poco de humor... Pero es difícil...










19 de octubre de 2018

Mi pariente kirchnerista (parte 3)

La siguiente es una serie de diálogos (algunos reales, otros retocados) de los intercambios matenidos con un pariente kirchnerista más la interacción en diversas redes sociales viendo cómo es esta gente, los preconceptos que tienen, sus contradicciones, etc. Una cuestión muy embromada es que como no tienen un solo argumento para sostener sus ideotas, siempre terminan agrediendo e insultando.

He tratado de tomarlo con un poco de humor... Pero es difícil...










16 de octubre de 2018

Mi pariente kirchnerista (parte 2)

La siguiente es una serie de diálogos (algunos reales, otros retocados) de los intercambios matenidos con un pariente kirchnerista más la interacción en diversas redes sociales viendo cómo es esta gente, los preconceptos que tienen, sus contradicciones, etc. Una cuestión muy embromada es que como no tienen un solo argumento para sostener sus ideotas, siempre terminan agrediendo e insultando.

He tratado de tomarlo con un poco de humor... Pero es difícil...










13 de octubre de 2018

Mi pariente kirchnerista (parte 1)

La siguiente es una serie de diálogos (algunos reales, otros retocados) de los intercambios matenidos con un pariente kirchnerista más la interacción en diversas redes sociales viendo cómo es esta gente, los preconceptos que tienen, sus contradicciones, etc. Una cuestión muy embromada es que como no tienen un solo argumento para sostener sus ideotas, siempre terminan agrediendo e insultando.

He tratado de tomarlo con un poco de humor... Pero es difícil...











11 de julio de 2018

Opeka, el albañil de Dios



Opeka, el albañil de Dios

Una persona, varias veces candidata al Premio Nobel de la Paz, le dice a la Argentina y a los políticos:
“Los planes sociales son lo peor que se le puede hacer a un pobre. El asistencialismo debe existir siempre con trabajo. El que no trabaja que no coma. No se les regala, porque regalando les sacás el coraje, la dignidad y yo los quiero demasiado como para asistirlos”.

El Padre Pedro Opeka llegó a la Argentina en julio del 2018. El Padre Opeka es un sacerdote misionero que nació en Argentina. Llegó a África cuando tenía 22 años y logró alcanzar el pequeño pero gran milagro para los más pobres de Madagascar, en el pueblo de Akamasoa (que significa “Los buenos amigos”), que se encuentra en las afueras de la capital, Antananarivo, en Madagascar. Este lugar está rodeado por un gran basurero donde decenas de miles de personas hurgan en los desechos buscando material para reciclar, revender y comida.


El Padre Pedro Opeka cuenta lo siguiente...

“Me fui en barco en 1968. Lloré y dije: adiós Argentina, tierra mía. Hubiese sido más fácil si me quedaba. África es la olvidada y había que arreglar todo. Aprender una nueva lengua, costumbres y tradiciones. Lo hice y no me equivoqué. A mi país lo llevo en el corazón”.
Una vez asentado en su nueva patria, Opeka ayudó a sacar de la miseria a medio millón de personas. Sí, escucharon bien, 500.000 personas sacó de la miseria, gente que vivía de la basura. Les transmitió su enseñanza, les devolvió la esperanza y las fuerzas para cambiar la realidad.

Opeka dice: “Ellos viven muy mal, con sólo dos dólares por día. El 92 por ciento de la población está por debajo del umbral de la pobreza. Sufren enfermedades como paludismo y tuberculosis”.

¿Qué hizo, cómo lo hizo? Sacó a 500.000 personas de la miseria.

Sus enseñanzas se basan en el trabajo y la responsabilidad personal. Dice que los planes sociales son lo peor que se le puede hacer a un pobre. El asistencialismo debe existir siempre con trabajo.

Todo comenzó en 1989 cuando el padre Pedro se dio cuenta de la situación de degradación que vivían los pobres en el vertedero de Tananarive, la capital de Madagascar, un lugar de refugio para personas desesperadas expulsados de la ciudad.

Cerca del vertedero había una cantera de granito, cualquiera que estuviera dispuesto a trabajar podía producir ladrillos, guijarros, losas y grava para vender a las empresas de construcción. Logró entonces que bajo la dirección de los religiosos vicentinos argentinos, los habitantes del vertedero se reunieran, comenzando a ver, a través de su trabajo, un pequeño atisbo de esperanza.

La transformación que siguió sorprendió a todos: una comunidad animada comenzó a desarrollarse.
Escuchando a los demás y estableciendo comités para responder a las necesidades de los trabajadores, como el cuidado de los enfermos y la supervisión de los niños, las personas que vivían en condiciones infrahumanas, se dieron cuenta que tenían derecho a vivir con dignidad y que de ellos dependía.

Opeka fundó pueblos, escuelas, centros de atención médica, para deportes, biblioteca... Se urbanizaron los asentamientos donde ahora hay viviendas de material, negocios, comercios, servicios...

Treinta años después una comunidad conocida como “Akamasoa”, en italiano “Buenos Amigos”, vive en esas casas construidas por ellos mismos, que forman dieciocho pueblos que tienen tiendas, talleres, fuentes e iluminación.

Ahora, todos son dueños de sus casas de ladrillos. Todos tienen agua limpia y atención médica. Todos su hijos van a la escuela.

Su obra se sostiene con el aporte de particulares. Recibe invitaciones para dictar charlas y dar conferencias. Por eso cada tres meses realiza giras que incluyen países como Francia, Bélgica, Mónaco, España y nunca regresa con las manos vacías.

El sacerdote misionero en Madagascar, padre Pedro Pablo Opeka, está en la Argentina. Este jueves se reunió en la Casa Rosada con el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, fue al Senado recibirá una mención de honor. El martes 17 brindará una charla abierta en el Palacio San Martín de la Cancillería.
Además, tiene previsto celebrar misas en varios barrios porteños y localidades de la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y también en Uruguay.

El Padre Pedro Opeka fue nominado para el Premio Nobel de la Paz varias veces y todavía está entre sus mayores posibles ganadores.

Si gustan conocerlo en mayor profundidad, si quieren ver la inmensa obra realizada y acceder a sus enseñanzas, entonces pueden entrar en Youtube y poner en su buscador interno Pedro Opeka y les saldrán montones de resultados.

El Padre Pedro Opeka deja un mensaje clarísimo:
“Los planes sociales son lo peor que se le puede hacer a un pobre. El asistencialismo debe existir siempre con trabajo. El que no trabaja que no coma. No se les regala, porque regalando les sacás el coraje, la dignidad y yo los quiero demasiado como para asistirlos”.
 Opeka, el albañil de los pobres.